Tipos de colchones

Martes, 16 Septiembre   

Colchones de muelles. Los más vendidos a día de hoy y también son los que más sufren los ataques de los fabricantes sin escrúpulos que con una carcasa de muelles cutre y mala, pueden perjudicar seriamente nuestra salud.

Colchones de espumas. Las espumas incluyen una gran familia cuya principal característica es el modo de fabricación. Básicamente se trata de coger un material liquido y gelatinoso al que se le insufla aire comprimido para conseguir una espuma llena de burbujas que una vez tratado con endurecedores y resinas estabilizadoras queda como un bloque homogéneo donde son las burbujitas de aire y el material poroso lo que dan lugar a una buena y flexible superficie de apoyo.

Colchones de latex. La espuma de latex tiene una gran resistencia al hundimiento y un tacto suave muy adaptable al cuerpo. Su firmeza es media/alta y generalmente son aconsejables para quien no soporte colchones duros y le guste una acogida suave que elimine al dormir la presión sobre los músculos. El latex más extendido es el de 20% resina natural y 80% resina de latex sintética, ya que los fabricantes siempre quieren ofrecer un producto muy estable, de fácil mantenimiento, duradero, a buen precio y que no de problemas.

Colchones viscoelásticos. La espuma viscoelastica (también llamada viscolatex) es un nuevo producto que últimamente tiene una gran aceptación entre el publico, por su gran adaptabilidad al cuerpo y tacto muy mullido. Vienen siempre con una capa inferior más ancha de espuma HR de alta densidad, que mantiene la firmeza del conjunto. Su gran fama le vino porque su primer comercializador en el mercado lo rodeo de un halo de espectacularidad, pues era un material desarrollado por la NASA para los astronautas.