Almohadas y Cabecero

Martes, 16 Septiembre   

Se trata de una elección muy personal y que depende del colchón y de los gustos de la persona que la use. Se recomienda renovarla a la par que el colchón y el somier, ya que hay que elegir un modelo que permite descansar con la columna vertebral recta y la curvatura de la espalda será diferente según la cama elegida.
Estos son los modelos más importantes:

De plumas: que se moldean al gusto de cada aunque dan calor.

De látex y viscoelásticas: que se adaptan al peso y forma de la cabeza pero son más caras.

De poliéster: que si son de alta calidad resultan similares a las de plumas y pueden lavarse.

¿Y el cabecero?

Lo ideal es elegirlo 20 cm más ancho que la cama para que queden 10 cm a cada lado del somier. En cuanto al diseño, dependerá del espacio y gustos personales. Existen composiciones que ocupan todo un frente de pared e integran cabecero y mesillas pero también los hay de forja, tapizados, de madera, rejilla e incluso de obra.

Para cuartos pequeños es aconsejable escoger acabados en maderas claras o forja decapada. Si quieres que coordine con el reto de las telas, una buena opción es elegirlo tapizado y si quieres ganar luminosidad, prueba con los lacados.